La Ebau está a la vuelta de la esquina, padres y madres, mucho ánimo y paciencia infinita.

Yo soy una de esas madres de hijo a punto de la Ebau. 🙂

Se mezclan muchas emociones, con la Ebau cerca, ¿verdad?:

-Por un lado, ilusión por acabar una etapa en la vida estudiantil de nuestros hijos e hijas, con lo que supone de crecimiento, de dar paso a una nueva etapa más autónoma y algo más adulta.

-Por otro lado, el estrés y la presión por la famosa “nota de corte” y por la realidad de muchos de los chicos que no saben que quieren estudiar y hacia dónde quieren ir (de momento que hagan la prueba y la superen será ya un gran paso).

¿CÓMO AFRONTAR ESTE RETO, DE LA EBAU A LA VUELTA DE LA ESQUINA?

Para nosotros:

1. Confiar en el camino recorrido y en la capacidad de nuestros hijos.

2. Contar con el colegio, instituto, tutores… y apoyarnos.

3. Hablar con los hijos para asegurar la planificación de lo que queda por venir.

4. Cuidarnos nosotros, nuestras emociones y creencias para en lo posible no trasladarlo a ellos.

Para ellos:

  1. Asegurarnos que no dejan de cuidarse (dormir, comer saludable, algún rato de ocio y desconexión con amigos)

2. Sí, están nerviosos, animarlos a realizar ejercicios de respiración y relajación.

Respiración: tomar aire por la nariz (contando hasta 4), retener (contando hasta 4), exhalar por la nariz (contando hasta 4), mantener (contando hasta 4). Esta respiración funciona muy bien para relajarnos, al concentrarnos en contar y, así, dejar los pensamientos que nos están provocando la ansiedad y los nervios.   Lo ideal sería que la practicasen todos los días hasta la fecha del examen. https://bit.ly/3IOMoDE

3. «Afrontación» Puede ser muy útil visualizar el día de la Ebau con ellos. Se trataría de que cierren los ojos tumbados o sentados y nosotros les vamos relatando el día de la Ebau, desde que se levantan, el camino hasta llegar, la realización del examen para verse allí y como lo superan con éxito.  Esta visualización es ideal para quitar parte del “miedo” lógico y estrés ante una situación nueva y que no podemos controlar.   Relatar con mucho detalle y despacio invitando a nuestros hijos a sentir y recrear lo que les vamos contando, como si estuviera ocurriendo.

Y LLEGÓ EL GRAN DÍA

  1. Levantarse con tiempo.  Desayunar e ir con tiempo.
  2. Ejercicios de respiración si estamos nerviosos.
  3. Una vez tenemos el examen delante, leer todas las preguntas y comenzar por aquellas que nos sentimos más seguros.
  4. Repasar antes de entregar el examen.
  5. Confiar plenamente en nosotros.

Y DESPUÉS QUÉ…

Si la prueba se supera, tocará decidir que estudiar (en un próximo post abordaré como orientarles y acompañarlos en esta elección).

Si no se supera, importantísimo no hacer un mundo.   Hay una segunda convocatoria.   En caso de no pasarla, tener claro que HAY MUCHOS CAMINOS PARA LLEGAR AL MISMO LUGAR.

Descansar y ver de nuevo las posibilidades con perspectiva, será de gran ayuda para retomar el camino y que los chicos no sientan que “han fracasado”. 

En mis procesos con coachees, acompaño a adolescentes en esa búsqueda de vocación y orientación de estudios, desde la conexión con sus valores, talentos y fortalezas. Si creéis que puedo seros de ayuda, estoy para acompañaros.

De momento a terminar lo mejor posible el curso, y a ¡por la Ebau!

Un abrazo amoroso

Arantxa